lunes, 15 de marzo de 2010

Vacaciones en el Infierno


Cinco relatos de romance paranormal en los que las vacaciones no pueden alejar a los protagonistas del peligro… ni del amor. Vampiros, extrañas maldiciones, conjuros… Si pensabas que en un crucero por el mar o en Jamaica ibas a estar más protegido que en un pueblo diabólico del este de Europa… te equivocabas.

Cinco historias escritas por cinco mujeres diferentes. Lo admito, si Noches de baile en el Infierno lo compré por Stephenie Meyer, éste me atrajo por contener las historias de Cassandra Clare y Libba Bray. Esta vez voy a hacer una reseña bastante breve (más bien, opinión libre y muy-a-mi-bola) de los relatos por separado. ¿Opináis como yo?:

Relato por relato:

En el Crucero (Sarah Mlynowski):
Entretenido pero simplón. Buen giro final (a mí sí me sorprendió, pero por si no lo he dicho antes soy muuuuy ingenua, siempre me sorprendo con lo que para el resto de la humanidad es obvio).

Tu novia no me cae bien (Claudia Gray):
Bastante simpático, a pesar del horrible título. Me gustó especialmente que la protagonista fuera una bruja, hacía un tiempo que no leía nada de ellas. Ya, lo sé, breve a más no poder, pero es que tampoco sé que más decir de este.

La ley de sospechosos (Maureen Johnson):
El que me ha resultado más apático, no he empatizado nada con los personajes. Aparte, lo de que los personajes principales se den el lote teniendo al lado a un tío muerto con los sesos por ahí desperdigados... Eso sí que me dio miedo y no la historia. Sin embargo, el inquietante final merece la pena.

La casa de los espejos (Cassandra Clare):
Se esperaba mucho de Cassie, pero es que Jace solo hay uno. Lo cierto es que la historia me gustó, al igual que la protagonista. Pero, ahora en serio, ¿qué obsesión tiene Cassandra Clare con los líos entre hermanos? Vaaale, que estos no son hermanos sino hermanastros, pero al caso viene dando igual. Quiero achacar la culpa a que ve mucho Gossip Girl, como admitía en los agradecimientos de Ciudad de Cristal, pero aun así...

No existe lugar seguro (Libba Bray):
Mi favorita de las cinco, aunque tampoco es extraordinaria, tiene algo. No me importaría leer más aventuras de Poe Yamamoto y sus amigos. Y eso que empezó mal y estuve a punto de no acabarla cuando leí "Venecia -donde, por cierto, huele a caca de paloma frita en manteca". ¿Qué QUE? Con mi adorada Venecia no se mete nadie, ¡y no huele mal! No perdoné a la autora hasta que hizo un chiste a costa de los Jonas Brothers y aun así no la perdoné del todo. Es que a mí de Venecia sólo me pueden hablar bien, sino me pongo chunga XD

En general:

La edición de Noches de baile en el Infierno estaba más currada (tapa dura morada con letras en rojo vivo, sobrecubierta) y aunque no es que me disguste la de las dos nuevas entregas, la flor (o sucedáneo) sobre fondo negro omnipresente en la literatura juvenil empieza a cansarme.

Lo mejor:
Que ninguna historia apesta y hacen que te den ganas de tirar el libro, como me pasó con dos de las historias de Noches de baile en el Infierno.

Lo peor:
Que tampoco hay ninguna historia que destaque tanto y que sea tan absolutamente genial como en mi opinión es la de Verdades, de Michele Jaffe, en la primera entrega de "En el Infierno".

2 comentarios:

Elwen dijo...

Desde luego con estos libros no vamos a coincidir jamás xDDDD

Rogue Lily dijo...

jajaja bueno, la diversidad de opiniones siempre es interesante ^^