miércoles, 10 de febrero de 2010

Una tacita de yo misma

El post de hoy no es como el resto de posts del blog, porque en el voy a hablar de mí misma mismamente. Espero que mi completa ida de olla de hoy no os sature demasiado =)


Veo el futuro negro. No porque sea especialmente pesimista, más bien al contrario, sino porque no me están dejando más opción.

Me gustaría ser escritora. Hasta hace unos cuantos años, pensaba que era una tonta idealista, una bohemia, y que nadie podría comprenderme. Luego descubrí Internet (ese cacharro que sólo usaba para gansear) y que muchísima gente deseaba lo mismo que yo. Muchísimos jóvenes con ganas de escribir, de contar sus historias. El mío dejó de parecer un sueño raro, me di cuenta de lo equivocada que había estado y al darme cuenta de eso, empecé a conocer a gente que escribía cada vez que tenía la oportunidad, justo como yo. Gente de mi alrededor, incluso gente a la que había tenido cerca todo el tiempo, a quienes esto también les encantaba, que se dedicaban a escribir en sus ratos libres y en el tiempo que deberían dedicar a otras cosas. Algunos de ellos también querían dedicarse a esto en el futuro, como yo.

Pero.

Es un gran pero, por eso se merece un punto y aparte para él solito. Peeero existe una gran dificultad a la hora de dedicarse a la escritura. Que te publiquen.

"Quien quiera dedicarse a esto por dinero, mejor que se olvide", me dijeron una vez, "Solo hay un Stephen King, solo un Dan Brown, una J.K. Rowling. Muy pocos llegan a eso". No me importaba, yo escribo porque adoro hacerlo. Puede que os suene demasiado poético o muy tonto, pero para mi escribir es tan natural como respirar. Es mi forma de expresión. Por poner un ejemplo, si me enfado muchísimo por algo, lo suelto todo escribiendo, sobre lo que sea, y me siento mejor. Si no puedo vivir de ello, si tengo que trabajar en otra cosa y no dedicarme exclusivamente a escribir, me parece bien. Pero sí que me gustaría que alguien me leyera, sea uno o un millón (preferentemente el millón, claro xD). Pero nadie puede leerme si no soy publicada.

Tampoco me inquietó mucho al principio, después de todo, la cosa es intentarlo. Mi filosofía era "¿Qué las editoriales rechazan cinco libros tuyos? Escribe un sexto (o da clases de escritura, que puede que el fallo esté ahí)".

He de decir que no he mandado nada de lo que he escrito a ninguna editorial aún, pero quería estar preparada para, cuando lo hiciera, recibir malas noticias, que después de todo es lo más probable.

Sin embargo era optimista. Si otros podían, ¿por qué yo no? Siempre hay una oportunidad.

Dadas mis expectativas, escogí la carrera de Periodismo y Comunicación Audivisual. El periodismo me gusta y la idea de ser guionista me atrae mucho. Básicamente, amo contar historias, de la forma y a través del medio que sea. Estoy realmente contenta con mi elección.

Pero (otro gran pero) tiene sus cosas negativas. Este semestre está siendo especialmente malo, porque por si no fuera suficiente tener asignaturas que tienen que ver con mi carrera lo mismo que la física cuántica, me ha tocado un profesor horrible.

A todos nos toca uno de estos especímenes de vez en cuando. Los soportamos como podemos y nos alegramos mucho cuando nos libramos de ellos. Pero este me va a amargar la existencia (puntito de drama queen).

No sólo por su actitud (no quiero entrar en detalles desagradables, pero es, por decirlo suavemente, poco soportable) y por como da las clases, no. La culpa la va a tener casi exclusivamente uno de los (¿cientos? ¿miles? perdí la cuenta) libros que nos ha mandado leer.

El libro en cuestión tiene un título bastante largo pero completamente incorrecto. Debería llamarse "Cómo desanimar a todo aquel que desee ser escritor". También podríamos poner las palabras "músico" o "cineasta" junto a la de escritor. Sí, el librito reparte para todos. ¿Soy la única que piensa que es irónico que alguien escriba un libro para decir "no merece la pena que escribas un libro"? Esta no es una cita literal del libro, pero sutilmente, es lo que viene a expresar.

Ahora sí que os voy a poner una cita literal: "un 80 o 90% de las obras que aparecen en el mercado nunca las ha visto nadie, ya que se devuelven sin abrir". Explica que esto es a causa de que las editoriales se esmeran en crear best-sellers, es decir, hacen un estudio de mercado, encargan una novela a un autor (¿recibir manuscritos? ¿para qué? Esto es un valor seguro) según parámetros que resulten comerciales y luego petardean el mercado con campañas de marketing apabullantes que absorben todo el espacio que pudieran tener esas novelas que se devuelven sin ser vistas.

En otras palabras, que en el increíble e hipotético caso de que me publicaran una novela, la posibilidad de que llegue un gigante (llamémosle Moccia, por ejemplo, imaginando que la hubiese publicado ahora mismito, aunque él no es ejemplo de "me saco novela de la manga porque sí", o al menos no lo creo) y por ello no me lea ni Peter son muy muy muy pero que muy elevada.

Igual peco de ingenua, además esto es bastante lógico y lo sabía, pero eso de "se devuelven sin abrir" me ha llegado. Y por eso hoy veo el futuro negro.

P.D.: Ha ayudado bastante a este estado de ánimo el hecho de que una de las protagonistas de la novela que estoy leyendo ahora mismo sea una escritora que sufre eso de publicar, pero no encontrar su libro en ninguna librería. Eh, pero lo suyo va bien, ya es famosa y todo eso ^^

1 comentario:

Sófía dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Sofía, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a sofia0801@live.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Sofía Castillo