jueves, 14 de julio de 2011

Incarceron

Incarceron es muy distinta de las demás cárceles: sus presos no sólo viven en celdas, sino también en bosques metálicos, ciudades arrasadas y parajes sin fin. La cárcel lleva siglos sellada y únicamente un hombre, según cuenta la leyenda, ha conseguido escapar.
Finn, un preso de diecisiete años, está decidido a huir, aunque la mayoría de los reclusos ni siquiera creen que el Exterior exista. Pero lo que ellos no saben es que Finn se ha apoderado de una especie de llave de cristal y, a través de ella, puede comunicarse con Claudia, quien asegura vivir en el Exterior y que su padre es el Guardián de Incarceron. Sin embargo, ninguno de los dos es consciente de que la cárcel esconde mucho más de lo que ven sus ojos. Tendrán que emplear todo su coraje para escapar, pues la tarea será más ardua de lo que imaginan.
Porque Incarceron está viva.


Una prisión como no hay otra. Da la vida. Negocia con la muerte. Y lo ve todo.


Reseña sin spoilers:

Es algo común en los libros de ciencia-ficción, y también en ocasiones en los
de fantasía, presentar mundos extraños y complejos sin ofrecer excesivas explicaciones, porque parte del interés reside precisamente en que el lector comprenda el mundo en el que se encuentra poco a poco, así que los autores dosifican las explicaciones y los datos. Pero os juro que pocos libros me han tenido tan descolocada como este.
Y no por no ofrecer explicaciones. Me explico. Pese a presentar una historia interesante y un mundo futurista que tampoco es muy complejo de comprender (aparentemente, la sociedad futura ha escogido vivir en una recreación del medievo, por un lado, por otro, tenemos una cárcel misteriosa y brutal), pero las descripciones de este mundo son tan caóticas y poco trabajadas, que en varias ocasiones, y tras leer el mismo párrafo varias veces, desistía de intentar imaginar la situación que la autora presentaba.
En otros libros de ciencia-ficción, no importa que no entiendas del todo el funcionamiento del mundo que se te pres
enta si las descripciones son buenas y puedes situarte en el entorno e ir comprendiendo paulatinamente el mundo creado. Aquí, especialmente en lo relacionado a la cárcel, hay situaciones tan extrañas, grotescas y mal descritas que no se pueden apreciar y por lo tanto disfrutar, o al menos, es lo que a mí me ha pasado.

El otro gran fallo del libro, en mi opinión, son los dos personajes principales: Finn y Claudia. El libro tiene algún que otro personaje interesante entre sus secundarios (y esto lo digo por ser amable, más correcto sería decir “en el libro hay algún personaje cuyo carisma supera al de una ameba”), pero los dos protagonistas, que se supone son los que más tendrían que atraer nuestro interés, no despiertan el más mínimo. Claudia es fría, altiva y egoísta. Ella se esfuerza por demostrar que no es así, que es sólo una máscara, una pose, pero cada esfuerzo que realiza por demostrar que no es fría, altiva y egoísta solo la lleva a mostrar lo fría, altiva y egoísta que es. Es decir, un despropósito de personaje.
En cuanto a Finn, es el gran error: es un personaje pasivo. Un protagonista jamás puede ser pasivo. ¡Es el protagonista, tiene que empujar la acción! Pues no, Finn se limita a ir de un lado para otro empujado por sus compañeros de viaje, sin tomar ninguna decisión y lamentándose en plan “pobrecito yo,
que vida más dura me ha tocado, ay que va a ser de mí”. Puaj. Vamos, que además de mal construidos, es imposible empatizar con ellos, y eso en un protagonista es mortal. Cuando leo en la sinopsis eso de “tendrán que emplear todo su coraje…” me parto.

Por si fuera poco, el libro parece no encontrar un ritmo estable, lo que hace que resulte lento y cuesta arriba. La autora intenta cerrar cada capítulo con un cliffhanger, recurso que, bien utilizado, provoca que un libro sea de esos que no se pueden soltar, de los que no puedes parar de leer. Por ejemplo, la saga de Los Juegos del Hambre, en la cual la finalización de cada capítulo te dejaba con tal desasosiego que tenías que continuar y continuar, o los libros de Canción de Hielo y Fuego, o muchos otros. Pero definitivamente, esta autora no sabe utilizar apropiadamente este recurso, puesto que coloca al final de cada capítulo frases o situaciones que tendrían que ser sorpresivas, pero que no sorprenden en absoluto porque se ven venir a kilómetros de distancia.

Sólo en las últimas veinte páginas suceden cosas interesantes y el libro coge ritmo, pero obviamente, es demasiado tarde. Lento, mal estructurado y terriblemente previsible. He tardado un mes en leerlo, ¡un maldito mes! Tardé menos en leerme Choque de Reyes en período de exámenes, para que os hagáis una idea.


No sé si arriesgarme con su continuación, Sáfico, para ver si la cosa mejora
… ¿Alguien lo ha leído?

¡Atención! Parte con spoilers:


Terminando de destrozar este libro, diré que uno de los pocos personajes que tenían interés, John Arlex, el Guardián de Incarceron, de repente se convierte en un sinsentido. ¿En serio nos tenemos que creer que “ha cogido cariño a Claudia”? Y aún así, si nos lo tragamos, cuando esto pierde el norte del todo es cuando se descubre que él también es Blaize, quien primero rescata a Finn y su grupo de una muerte segura para luego intentar matarlos con veneno. ¿Qué sentido tiene?
Igual que el hecho de que nos metan un romance con calzador entre Finn y Claudia, que se vieron cuando tenían siete años y se parecieron monos, y parece (digo parece, que en este libro no pasa nada romántico entre ellos) que eso ya va a garantizar que se enamoren. De momento, sí que provoca que Claudia arriesgue su vida por él. ¿Por qué forzarlo? ¡No se conocen, se vieron una vez cuando eran unos críos! ¿No sería más lógico que Claudia estuviese con Jared, como todo el mundo cree? Bah…

Puntuación:

P.D.: No sé porqué, pero todo el rato tenía en mente que la autora se llamaba Carrie Fisher. Pues no, se llama Catherine Fisher, y yo llamándola como a la princesa Leia…

P.D.2: Parece ser que va a tener adaptación cinematográfica (¿es que ya no hay criterio a la hora de buscar un nuevo pelotazo estilo Harry Potter?) y que a Finn lo va a encarnar Taylor Lautner. Aviso que en el libro no aparece que Finn vaya descamisado todo el rato… Aunque seguramente eso les de igual xD